jueves, 9 de febrero de 2017

Grandes empresas se aprovisionan ante la próxima huelga en los puertos
Un remolcador asiste a un buque repleto de contenedores en una de la terminales de carga de la Autoridad Portuaria de Valencia. BIEL ALIÑO
El 70% de las exportaciones e importaciones españolas pasan por puertos españoles
Ford dispone de un plan para hacer acopio de componentes y la patronal del azulejo admite su preocupación por este impacto
Soplan vientos de huelga en los puertos españoles. El conflicto está a punto de estallar. Los sindicatos convocarán formalmente hoy los primeros paros a escala nacional para hacer frente al decreto ley que ultima Fomento para liberalizar el sector de la estiba. Las movilizaciones, tal y como trascendió el pasado lunes, arrancarán con tres jornadas de huelga parcial. Las tareas de carga y descarga de los buques se detendrán completamente durante las horas impares los días 20, 22 y 24 de febrero. En la práctica, los puertos se colapsarán. Pero el efecto de la huelga se notará a kilómetros de distancia. En las empresas más potentes del país. Y de la Comunidad. Porque el 70% de las importaciones y exportaciones españolas pasan por los puertos.
La batalla sindical amenaza con lastrar la producción de las compañías tractoras de la economía nacional. El sector de la automoción es uno de los más vulnerables a estos vaivenes. Por los puertos no sólo se exportan la mayor parte de los automóviles fabricados en España (sólo Valencia mueve 2.100 al día). También es una de las vías de entrada de piezas imprescindibles en la cadena de montaje.
Los expertos en logística consultados por este diario coinciden en que «la mayor tensión se producirá en la cadena de suministro. Más en el aprovisionamiento de materia prima que en la expedición de producto terminado». Aunque la mayoría de multinacionales trabaja con previsión para evitar el desabastecimiento. Ford, por ejemplo, realiza acopio de componentes con antelación para esquivar los paros, explican desde la sección sindical de UGT-PV.
Este plan de contingencia les permitirá, a priori, salvar los efectos perniciosos de esta primera convocatoria de huelga. Porque paros provocarán «retrasos e ineficiencias que ralentizarán los servicios logísticos, pero no un desabastecimiento total», explican fuentes de la comunidad portuaria. El problema adquirirá otra dimensión si la batalla sindical se enquista en el tiempo. Es decir, si los puertos paran varios días seguidos. Un riesgo real, a tenor de la magnitud del conflicto en ciernes.
El del automóvil no es, ni mucho menos, el único sector afectado. Desde la cerámica se sigue con preocupación la evolución de los acontecimientos. No es para menos. El 70% de la exportación azulejera se realiza por vía marítima. «Cualquier problema en los puertos tiene un impacto importante en nuestras ventas», admitió ayer la patronal Ascer, que teme que esta crisis pueda provocar el traslado de escalas desde los puertos españoles a otros competidores europeos.
Aunque con menor intensidad, la inminente huelga en el transporte marítimo podría perjudicar también a la exportación de cítricos e incluso, en un sentido más amplio, al sector de la distribución comercial. Y no sólo porque algunos proveedores internacionales hagan llegar sus artículos a través de esta vía a las plataformas logísticas, sino porque las grandes cadenas de alimentación también abastecen por mar a los archipiélagos balear y canario. No es previsible, sin embargo, que se registren problemas de suministro en esta serie de paros, si bien el sector sigue con atención el desarrollo del conflicto, según las fuentes consultadas, ante el riesgo de que se produzca un recrudecimiento.

Conclusión: Si finalmente se produce la huelga y se alarga en el tiempo se podrían producir problemas de desabastecimiento de algunos productos básicos. Lo que ha ocurrido en otros países es que al final con el paso de los días los consumidores acaban entrando en pánico, compran en masa todo lo que pueden para acumularlo en sus casas y se produce un problema realmente grave que es el desabastecimiento real, lo que se traduce en que algunas personas no podrían obtener alimentos básicos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario